La competencia en el Parkour.

La competencia en el Parkour.

El rosar del asfalto con nuestros zapatos deportivos es el himno que nos mueve, el sudor y las heridas de las manos están allí, y con el tiempo se van, al igual que el miedo que siempre queda atrás. ¿Quienes estan con nosotros cuando disfrutamos de nuestra pasión?, ¿Quienes son los que nos enseñan lo que no sabemos?, ¿Quienes son los escalones que nos llevan siempre para arriba? nuestros amigos, nuestros compañeros que siguen con nosotros a cada trazo. El parkour en los Traceurs comienza como una curiosidad, luego se vuelve una disciplina, después una pasión y finaliza como una comunidad que perdurara mas haya de nosotros, pero que pasa cuando volvemos el juego una competencia, cuando el enfoque se concentra en superar a los demás y no a nosotros mismos, allí es cuando la competencia marca su llegada, cuando la derrota nace del parkour, cuando nos rendimos por no llegar a donde queremos, ¿pero en realidad que es lo que queremos?, ¿No es acaso ser mejores? Si, el parkour esta hecho para hacernos libres, y la forma de hacernos libres es buscar dentro de nosotros y encontrar, y vencer nuestros limites, limites que en nuestros compañeros o amigos no hallaremos, así que no hay que concentrarse en ganarle a alguien mas, eso nunca nos hará mejor que alguien, porque el parkour es individualista y competir con el que esta junto a ti, es competir con una sombra, una sombra que no es igual a nosotros y por ende no nos sirve como regla para medirnos.

¿Te gusto nuestro contenido?, Ayúdanos a difundir este Blog y pulsa en los botones "ME GUSTA" de la barra de redes sociales.
thumbnail
Sobre el autor

Entrene Parkour cinco años, pertenecí al grupo Guerreros del asfalto, que luego cambio de nombre a visión urbana. Me encanta enseñar y ayudar. Nací en Culiacán, México y el amor por el Parkour me ha enseñado muchas cosas que nunca olvidare. El Parkour se lleva dentro como bien sabes tú, practicante. Se lleva dentro del corazón y del alma, y escribiendo sobre este tema mantengo la llama que en mi todavía no se apaga, una llama que seguirá allí aunque no practique con tanta frecuencia.

0 comentarios